En qué consiste la intolerancia a la lactosa

En qué consiste la intolerancia a la lactosa

Un 20% aproximadamente de la población tienen intolerancia a la lactosa (el azúcar de la leche). Tenemos que saber que una intolerancia no es lo mismo que una alergia ya que en esta última está involucrado el sistema inmunológico.

¿Qué significa ser intolerante a la lactosa? Que el intestino delgado del organismo no sintetiza la enzima que digiere la lactosa o que la cantidad que sintetiza no es la suficiente. Es necesario que esta lactosa se digiera para poder dividirla en glucosa y galactosa, si no es así la lactosa llega íntegra al intestino grueso y comienzan a aparecer fermentación, mal absorción, flatulencias, diarreas, dolor de estómago, etc.

En algunos casos esta intolerancia aparece en el nacimiento y otras veces ya con edad avanzada, es decir no hay una edad determinada para ello, aunque sí se ha estudiado que hay más casos con edad avanzada y que puede ser debido a diferentes causas; genéticas, hereditarias, consecuencias de enfermedades inflamatorias crónicas intestinales etc.

¿Qué hacemos?

  • Renunciar a la lactosa tanto la leche de vaca/cabra u oveja (u otros tipos de leche animales) como sus derivados, dependiendo de la gravedad de la intolerancia, como aquellos alimentos que llevan “escondido” la lactosa como embutidos, purés, cremas sopas, snacks, bollería, chocolates, medicamentos, homeopatía, etc. En muchos casos, no es necesario eliminar por completo el consumo de lactosa, en otros sí.
  • Consumir bacterias intestinales beneficiosas para mejorar el estado del intestino.
  • Consumir plantas o sustancias en las que ayuden a desinflamar el intestino como la Cúrcuma, L-Glutamina, Sauce, Malva, Betacaroteno, fibra, etc. Si la intolerancia es debido a que el intestino no es capaz de sintetizar lactasa por la inflamación, cuando ésta baje, la intolerancia comenzará a desaparecer.
  • Eliminar alimentos “no sanos” como harinas blancas, grasas saturadas, azúcar refinado, grasas saturadas… para que el intestino comience a regenerarse por sí solo.

¿Cómo podemos reconocer que tenemos una intolerancia a la lactosa?

  • El test de la dieta: si al retirar alimentos que contienen lactasa la sintomatología se reduce o desaparece.
  • Si después de varios días sin tomar lactosa se añade y comienza de nuevo los síntomas.
  • El médico realizara la prueba de la intolerancia de la lactosa midiendo la glucosa sanguínea después de una dosis de lactosa, el contenido de Hidrógeno exhalado y la actividad de las bacterias intestinales.

Curiosidad:

Tenemos que ser conscientes que a partir de que se caen los dientes de leche en el niño, la sinterización de la enzima lactasa comienza a disminuir y por ello el consumo excesivo de lactosa podrá generar una intolerancia a la lactosa. Una vez mas vemos la importancia de la alimentación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *